¡Quienes Somos?

ACARH es una asociación de ámbito regional sin ánimo de lucro, inscrita con el numero 22340 de la Sección Primera del Registro Único de Asociaciones de la Junta de Comunidades de Castilla- La Mancha. La asociación se constituye por tiempo indefínido para el estudio, la investigación, el conocimiento, la divulgación y la recreación de hechos históricos. .

¿QUE ES LA RECONSTRUCCIÓN HISTORICA?

La reconstrucción histórica, como la frase implica, es traer a la vida el pasado, reviviendo algunos de sus aspectos para educar y al mismo tiempo entretener al público, para hacer más cercana la historia y despertar su interés en ella..

MUSEO MILITAR HISTORICO VIRTUAL DE ACARH

ACARH .Quiere resalsatar no solamente la importancia de los museos por su aportación a la configuración de la sociedad del mañana sino también que luchamos contra la ignorancia para mantener la cultura y contra la vulgaridad para mantener la cortesía y los buenos modales en el trabajo, en la calle y en la familia..

REFUGIOS ANTIAÉREOS DE ALBACETE

Refugio del Altozano, Albacete. Más de una docena de refugios antiaéreos públicos, y otros particulares, podían albergar a unas 17.500 personas (un tercio de la población albaceteña de entonces) .

Exhiben por primera vez la carta de Hitler

Exhiben por primera vez la carta de Hitler que cambió la historia El documento, de 1919, es la planificación del genocidio; el líder nazi describe allí el modo para aniquilar a los judíos; estuvo perdida 70 años.

jueves, 23 de marzo de 2017

La Madonna de Stalingrado. Stalingradmadonna

Navidad en el “Kessel” de Stalingrado.


En la Nochebuena de 1942 el pastor luterano, doctor en medicina y artista Kurt Reuber, de 36 años, oficiando de médico de la 16va. División-Panzer, causó una impresionante e inolvidable alegría navideña a sus camaradas alemanes en el “Kessel” de Stalingrado, que les sirvió de emocionante ayuda moral.



El cuadro muestra a una mujer (María) sentada que mantiene un niño (Jesús) bajo su abrigo, contemplándolo con amor, dándole cobijo y protección entre sus brazos, apretándolo contra su pecho. La obra lleva una anotación que dice: “1942 Weihnachten im Kessel – Festung Stalingrad – Licht, Leben, Liebe“ (1942 Navidad en el cerco – Fortaleza Stalingrado – Luz, Vida, Amor).



La imagen la dibujó con un trozo de carbón vegetal sobre el dorso de un mapa ruso. Las palabras «Luz, Vida, Amor» son del Evangelista San Juan. “Cuando abrí la puerta de tablas de madera de nuestro refugio y los camaradas entraron, quedaron como fascinados, devotos y afectados sin decir ni una palabra con un silencio total por delante de la pared de barro, donde en la parte inferior ardía un haz de leña”.



Un oficial gravemente herido, evacuado en uno de los últimos aviones Ju 52 que logró salir del Kessel de Stalingrado, llevó la Madonna, un autorretrato y una carta para la familia de Reuber, que residía en la parroquia de Wichmannshausen.



En 1983, a pedido del presidente de Alemania Federal Karl Carstens, la familia entregó la obra a la iglesia Kaiser Guillermo de Berlín. Desde entonces está expuesta allí pidiendo una oración, recordando a los fallecidos en la guerra y exhortando a la reconciliación y conservación de la paz en el mundo.



Hay muchas reproducciones de la Madonna de Stalingrado en diferentes técnicas artísticas en numerosas iglesias en Alemania, Austria, Inglaterra, Rusia y otros países europeos.



Gefangenen Madonna.



Para la navidad de 1943 Reuber hizo otra Madonna muy parecida en el campo de prisioneros de Jelabuga, a unos 1.000 km al noreste de Stalingrado, para el periódico de los prisioneros. El tema era nuevamente la madre y el hijo, siendo conocido este cuadro como Gefangenen-Madonna (La madonna de los prisioneros).



También este ejemplar pudo ser entregado a la esposa de Kurt Reuber junto con la noticia de que el autor había fallecido el 20/01/1944 en el campo de prisioneros tras una penosa enfermedad.


La foto corresponde a 1935, dos años después del comienzo de su pastorado en la parroquia de Wichmannshausen de Hesse en Eschwege. Kurt Reuber, nacido en Kassel, Alemania, el 26/05/1906. Prisionero en Rusia, murió enfermo el 20/01/1944 en el campo Jelabuga, a los 37 años de edad.

Kurt Reuber con sus 3 hijos: Erwin (8 años), Ute (3 años) y Hartmote (10 años) en 1941 en Alemania. Los volvería a ver por última vez en octubre/1942, en su última licencia.

Stalingradmadonna. “1942 Weihnachten im Kessel – Festung Stalingrad – Licht, Leben, Liebe“ (1942 Navidad en el cerco – Fortaleza Stalingrado – Luz, Vida, Amor). La imagen la dibujó con un trozo de carbón vegetal sobre el dorso de un mapa ruso. Las palabras «Luz, Vida, Amor». Un pastor luterano dibujó un icono mariano en el infierno de Stalingrado: hoy lo veneran católicos.

El 13 de enero de 1943, la “Madonna de Stalingrado” fue sacada del cerco en el último avión, estrujada por las manos de un comandante de subdivisión gravemente herido, Wilhelm Grosse. El refugio subterráneo donde se había creado la imagen de la Madre de Dios, pasada una semana fue destruido por una bomba directa.

Gefangenen Madonna. (La madonna de los prisioneros).

Para la navidad de 1943 Reuber hizo otra Madonna muy parecida en el campo de prisioneros de Jelabuga, a unos 1.000 km al noreste de Stalingrado, para el periódico de los prisioneros. El tema era nuevamente la madre y el hijo, siendo conocido este cuadro como Gefangenen-Madonna (La madonna de los prisioneros). También este ejemplar pudo ser entregado a la esposa de Kurt Reuber junto con la noticia de que el autor había fallecido el 20/01/1944 en el campo de prisioneros tras una penosa enfermedad.

Monumento en memoria del Dr. Kurt Reuber en Alemania.

Kurt Reuber, el doctor en medicina, en acción en el Frente Oriental.

Kurt Reuber, pastor y médico, de buen humor.

Autorretrato de Kurt Reuber.

Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche en 1900.

Esta iglesia es una de las imágenes más conocidas de la ciudad de Berlín. Durante muchos años, la “Madonna de Stalingrado” estuvo guardada por la familia de Reuber en el pueblo alemán de Wichmannshausen. El 26 de 1983, a petición del presidente federal de Alemania Karl Carstens, la familia entregó la imagen a la iglesia memorial del káiser Guillermo en Berlín. El templo había sido destruido en noviembre de 1943 en un bombardeo de los aliados. Luego el centro de la iglesia fue restaurado, quedando intactas las ruinas del campanario, y se convirtió en una especie de memorial de la destrucción y restauración.



Bibliografía:



Joseph B. Perry, 'The Madonna of Stalingrad: Mastering the (Christmas) Past and West German National Identity after World War II', Radical History Review, Issue 83 (Spring, 2002), pp. 7–27.Martin Kruse (Hrsg.): Die Stalingrad-Madonna.
Das Werk Kurt Reubers als Dokument der Versöhnung. 3. Auflage. Lutherisches Verlagshaus, Hannover 1996. ISBN 3-7859-0643-9.
Martin Kruse (Hrsg.): Die Stalingrad-Madonna. Das Werk Kurt Reubers als Dokument der Versöhnung. 1. vollständig überarbeitet Auflage. Lutherisches Verlagshaus, Hannover 2012. ISBN 978-3-7859-1076-4.
Die Weihnachtsmadonna von Pronsfeld, seit 1957 ist sie auch in Pronsfeld "beheimatet" Ein letztes "O du fröhliche ...", Kurt Reubers "Stalingrad-Madonna" wurde zu einem Symbol der Versöhnung: 1942 tröstete sie die Soldaten, Evangelische Zeitung, 23. Dezember 2012. 
Heinz-Georg Hartmann: Die Stalingrad-Madonna in Berlin (Quatember 1983)PS



domingo, 19 de marzo de 2017

Reinhard Kunze. El último prisionero de guerra


REINHARD KUNZE. 

Liberado el último prisionero de guerra alemán de la Segunda Guerra Mundial. El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, anunció que en un acto de buena voluntad, el gobierno de Moscú estaba dispuesto a dejar a un lado su "orgullo nacional" y mostrar su "generosidad y buena voluntad" por dejarlo ir a casa. Cuando fue capturado por las tropas soviéticas durante la batalla de Berlín, era un joven de sólo 14 años en enero de 1945, y estuvo preso durante los últimos 69 años en varios campos de trabajos forzados.


Aproximadamente tres millones de prisioneros de guerra alemanes fueron capturados por la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de ellos durante los grandes avances del Ejército Rojo en el último año de la guerra. Los prisioneros de guerra fueron empleados como mano de obra forzada en la economía de guerra soviética y la reconstrucción de la posguerra.


En 1950, casi todos habían sido puestos en libertad. Oficialmente, los últimos sobrevivientes prisioneros de guerra alemanes regresaron a casa después de la URSS en 1956, pero ahora está claro que no era del todo cierto. De acuerdo con los registros soviéticos, 381.067 prisioneros de guerra alemán Wehrmacht murió en los campos de la NKVD durante ese período de tiempo, de los cuales 356.700 eran ciudadanos alemanes y 24.367 de otras naciones. Muchos historiadores disputan esos números sin embargo, lo que sugiere que el número de muertos podría estar cerca de 1 millón.


Años más tarde el conde Heinrich von Einsiedel describió a la gente que regresaba a casa de su cautiverio y decía de ellos: "¡Vaya cargamento que llevaban esos trenes!, esqueletos hambrientos y demacrados; restos humanos deshechos por la disentería contraída por falta de alimentos: figuras y ojos sombríos que sólo brillaban a la vista del pan o un cigarrillo." Esta visión debilitó la fe de Einsiedel, en otro tiempo comunista devoto, de manera definitiva.

Cada uno de estos prisioneros, dijo era "una acusación viviente a la Unión Soviética, una sentencia de muerte para el comunismo".

Algunos prisioneros de guerra alemanes afortunados fueron enviados a casa, pero la gran mayoría permanecieron en los gulags soviéticos hasta 1950, cuando Stalin promulgó la "amnistía" para aquellos alemanes que habían sido "buenos trabajadores".


Los últimos en volver a Alemania lo hicieron en 1957, unos 12 años después de acabar la guerra. Tras años de trabajo en minas soviéticas remotas, bosques, ferrocarriles, curtidurías, granjas y fábricas colectivas, muchos de ellos eran hombres rotos.



Para abordar esta cuestión, es necesario, en primer lugar, aclararse con los números. ¿Cuántos prisioneros de guerra alemanes hubo en el territorio de la Unión Soviética? Según fuentes soviéticas, 2.389.560. Según fuentes alemanas, 3.486.000. Esta importante diferencia (un desfase de casi un millón de personas) se explica por la nefasta gestión del recuento de prisioneros y por el hecho de que los alemanes preferían camuflarse con otras nacionalidades. El proceso de repatriación se prolongó hasta 1955 y los historiadores estiman que aproximadamente 200 mil prisioneros fueron incorrectamente documentados.


Un prisionero alemán de vuelta a casa acaba de informar a una madre que su hijo, también prisionero en la Unión Soviética, ha fallecido.


Mosaico de imágenes del retorno ansiado de estos prisioneros.


Durante mucho tiempo no se habló de la vida de los prisioneros alemanes en la URSS. Todos sabían que efectivamente existían y hasta trabajaban en obras soviéticas, inclusive la edificación de rascacielos moscovitas (como la Universidad Estatal de Moscú), pero sacar el tema de los prisioneros alemanes en público estaba considerado de mal gusto.

Los alemanes apresados en la URSS reconstruyeron ciudades destruidas por ellos mismos, vivieron en campos e incluso cobraron por su trabajo. 10 años después del final de la guerra, los ex soldados y oficiales de la Wehrmacht se encontraban intercambiando navajas por pan en obras soviéticas.


La vida de los prisioneros alemanes fue radicalmente diferente durante y después de la guerra. Se entiende que durante la guerra en los campos de prisioneros imperaba un ambiente duro, la lucha por la supervivencia. Las personas morían de inanición y no eran infrecuentes los casos de canibalismo. Para mejorar, aunque fuera en lo más mínimo, su suerte, los prisioneros se esforzaron por demostrar, por todos los medios posibles su no pertenencia a la nación titular de los agresores fascistas.

Algunos disfrutaron de ciertos privilegios: italianos, croatas, rumanos. Incluso tenían la oportunidad de trabajar en la cocina. La distribución de alimentos no era ecuánime. Se producían asaltos a los repartidores de comida, a raíz de lo cual los alemanes empezaron a proveer a sus repartidores de escoltas. En todo caso, hay que decir que, por muy duras que fueran las condiciones de vida de los prisioneros alemanes, no hay grado de comparación con las condiciones de los campos alemanes. Según datos oficiales, en el cautiverio fascista fallecieron el 58 % de los rusos capturados, mientras que solo el 14,9 % de los alemanes murieron en los penales rusos.


La ración diaria de un prisionero consistía en 400 gramos de pan (a partir de 1943, hasta 600-700 gramos), 100 gramos de pescado, 100 gramos de grano molido, 500 gramos de verduras y patatas, 20 gramos de azúcar, 30 gramos de sal. Para generales y prisioneros enfermos había ración aumentada. Claro que solo son números. En la realidad, en tiempo de guerra, rara vez se repartía la ración íntegra. Los alimentos faltantes podían simplemente ser sustituidos con pan y la ración con frecuencia se recortaba, pero nunca hubo tortura de hambre intencionada en los campos soviéticos respecto a los prisioneros alemanes.


Por supuesto, los prisioneros trabajaban. Mólotov pronunció en una ocasión la histórica sentencia, según la cual ningún prisionero alemán volvería a su patria hasta que Stalingrado fuera reconstruido.

Los alemanes no trabajaban por un mendrugo de pan. La circular del NKVD [más tarde, KGB — NT] ordenaba una paga para los prisioneros (7 rublos para los rasos, 10 para los oficiales, 15 para los coroneles, 30 para los generales). También había una prima para trabajadores destacados: 50 rublos al mes. Parece increíble pero los prisioneros incluso podían recibir cartas y giros enviados desde su tierra. Asimismo se les repartía jabón y ropa.


Los prisioneros alemanes, siguiendo el mandamiento de Mólotov, trabajaron en numerosas obras de construcción en la URSS y fueron empleados en granjas colectivas. Su actitud respecto al trabajo fue, en muchos sentidos, ejemplar. Viviendo en la URSS, los alemanes aprendieron activamente la jerga laboral y estudiaron el idioma ruso, pero nunca llegar a entender el sentido de la palabra chapuza. La disciplina laboral alemana se hizo proverbial e incluso dio lugar a una especie de meme: «¡Cómo no! Si lo construyeron los alemanes...!»


Muchas veces se ha dicho que la práctica totalidad de los edificios de pocas plantas fueron levantados por alemanes, aunque eso no es muy exacto. También es solo un mito el que los edificios construidos por alemanes se levantasen siguiendo diseños de arquitectos alemanes. El plan general de reconstrucción y edificación urbanística fue desarrollado por arquitectos soviéticos, tales como Schúsev, Simbírtsev, Iofán y otros.


Los prisioneros alemanes no siempre se sometieron sin rechistar. Hubo fugas, motines, levantamientos. Entre 1943 y 1948 huyeron de los campos soviéticos 11.403 prisioneros de guerra. 10.445 fueron detenidos y solo un 3 % consiguió escapar.


Uno de los levantamientos se produjo en enero de 1945 en un campo de prisioneros próximo a Minsk. Los prisioneros alemanes, descontentos por la mala alimentación, levantaron barricadas en los barracones y tomaron a guardias de rehenes. Las negociaciones no llevaron a buen puerto y los barracones fueron bombardeados por la artillería con el resultado de 100 muertos.


El ansiado retorno a casa.







Bibliografía:


"Prisoner of war", Encyclopedia Britannica.
Geo G. Phillimore and Hugh H. L. Bellot, "Treatment of Prisoners of War," Transactions of the Grotius Society, Vol. 5, (1919), pp. 47-64.
Niall Ferguson, The Pity of War. (1999) p 368-9 para datos.
Prisioneros de guerra y comunismo (inglés)
375,000 Austrians Have Died in Siberia; Remaining 125,000 War Prisoner... - Article Preview - The New York Times
Richard B. Speed, III. Prisoners, Diplomats and the Great War: A Study in the Diplomacy of Captivity. (1990); Ferguson, The Pity of War. (1999) ch 13; Desmond Morton, Silent Battle: Canadian Prisoners of War in Germany, 1914-1919. 1992.
PWO World War II. Los prisioneros alemanes de la URSS. Aleksey Rudévich Antonio Airapétov PS.




sábado, 18 de marzo de 2017

Fusil Fallschirmjägergewehr 42 (FG 42)

El Fallschirmjägergewehr 42 (FG 42), fue un fusil automático producido por Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. El arma fue desarrollada para los paracaidistas (Fallschirmjäger) que encuadrados en la Luftwaffe, necesitaban un arma de apoyo especifica y ligera especialmente diseñada para sus necesidades ya que tras su experiencia en la Batalla de Creta quedó patente la necesidad de un arma así.


El fusil Fallschirmjägergewehr 42, literalmente, "fusil de cazador paracaidista", más conocido como FG 42, en donde el número indica obviamente el año de adopción. La primera versión, inconfundible por su culata de metal, fue construída utilizando mucho acero al níquel, material que pronto se hizo imposible de encontrar.

Se tuvo que utilizar en su lugar acero al carbón, hecho que supuso la revisión parcial de algunos elementos del arma. Los técnicos no desaprovecharon la ocasión para introducir algunas mejoras en el FG 42, dando a la luz al FG 42 II, idéntico en el funcionamiento, aunque con numerosas modificaciones, entre las que destaca la realización de la culata en madera, ya que parecía que la de metal ocasionaba numerosos problemas en el manejo del arma con las manos desnudas en las condiciones de extremas heladas del frente oriental.


La empuñadura en forma de pistola distingue también claramente a la FG 42 II. En efecto, en la primera versión esta claramente inclinada hacia atrás con la finalidad de provocar el mínimo impacto posible a los hombres que se tiraban a tierra.


En seguida se darían cuenta de que tirando de pie dicha inclinación era extremadamente incómoda, por lo que ésta se redujo drásticamente en el FG 42 II. Por las mismas exigencias operativas, el cargador se colocó lateralmente en la parte izquierda y no debajo, delante del gatillo, como estaba antes.


Para aquella época se trataba de un arma sin duda del futuro, no sólo por su aspecto. Aunque es verdad que no presentaba soluciones mecánicas especialmente innovadoras, por primera vez reunían las que se necesitaban para satisfacer las grandes exigencias de los paracaidistas. Estéticamente se nota enseguida el grande y elaborado compensador de la boca, eficacísimo en las ráfagas breves con tiro mirado para contener el levantamiento del arma, que emplea el mismo cartucho del fusil y de las ametralladoras de ordenanza: el potente 8 x 57.


Siempre con la intención de permitir un mayor dominio del arma, dentro del pequeño pie triangular se encuentra un amortiguador de doble acción que limita sensiblemente el retroceso, una solución que, junto a la de la organización mecánica del funcionamiento, será retomado en las ametralladoras americanas M 60, todavía hoy en dotación.


Por lo que se refiere al funcionamiento, el FG 42 es un arma automática que disfruta de recuperación indirecta de los gases de disparo, recogidos a través de un pequeño orificio colocado en la mitad del cañón, acompañado de un pistón que se encuentra encerrado en el cilindro puesto sobre el cañón.


El obturador es rotativo; en efecto, después de realizar su recorrido hacia delante introduciendo en la recámara un cartucho, un muelle lo hace rotar colocando las aletas de la cabeza en las posiciones adecuadas de la culata. Es interesante hacer notar que el tiro semiautomático (un disparo cada vez), el arma comienza a dispara con el obturador cerrado, hecho que favorece al máximo la precisión en el tiro con mira.


Sin embargo, disparando a ráfaga, el FG 42 comienza el ciclo de fuego con el obturador abierto, lo que permite un buen enfriamiento del cañón y evita el peligro de que la pólvora del cartucho pueda incendiarse espontáneamente debido al recalentamiento de la cámara de explosión, haciendo salir el disparo antes de que el obturador se cierre.


En definitiva, se había hecho todo lo posible para satisfacer a los paracaidistas, se había pensado también en la bayoneta, de tipo "asador", colocada en posición de reposo debajo del cañón: para utilizarla bastaba extraerla y colocarla en sentido opuesto. Se había previsto incluso la posibilidad de montar el pequeño telescopio de ordenanza ZF 41 para aumentar las notables posibilidades de puntería ofrecidas por el alza dióptrica y por la estabilidad que ofrece el pie de lámina impresa.


Así se había hecho realidad un proyecto que parecía una utopía: recoger en una sola arma todas las posibilidades de la Kar 98k y de la MP 40, con todos los inevitables compromisos del caso debido al peso, a los estrobos, a los costes y al cartucho. Precisamente aquí se encontraba el único y verdadero punto débil de la FG 42: un arma intermedia que utilizaba un potente cartucho de fusil. El cartucho intermedio ya existía en 1942: era el 7,9 mm de infantería Kurz Patrone, que con ligeras modificaciones se convertirá en la munición del StG 44.


Parece sin embargo que la Luftwaffe haya rechazado el FG 42 en este calibre, aduciendo como motivación los posibles problemas logísticos y de confusión en la reposición de municiones, aunque mucho más probablemente se trataba de la rivalidad que siempre ha dividido al Ejército y a la Aviación. De cualquier forma, el rechazo de la Luftwaffe marcó el momento del precoz declive del, aunque óptimo, FG 42, a favor del Sturmgewehr 44.



Mientras que otras naciones tenían un amplio número de ametralladoras de este tipo, como la Bren, la Browning o la Hotchkiss, no existía entonces ningún arma similar en Alemania. Antes de la FG 42 los paracaidistas debían de conformarse con un número limitado de ametralladoras MG34, la cual, la cual en su configuración de ametralladora ligera, era bastante pesada y voluminosa, también contaban con las K98k y los MP40. En consecuencia se buscó un arma que tuviera una serie de requisitos: Que fuese suficientemente ligera para que el paracaidista la pudiera llevar en su lanzamiento.


Que incorporase un sistema de disparo automático variable y que funcionara como un simple fusil de asalto en caso necesario. Una vez propuesta el tipo de arma que se estaba buscando fueron seis los fabricantes que fueron contratados y finalmente seria Rheinmetall la que tendría un diseño ganador que paso a ser producido por Heinrich Krieghoff de Suhl y L.O. Dietrich de Altenburg. La FG 42 se proyecto y fabrico como uno de los modelos de armas portátiles más notables de la WWII.


Fue este el arma que de alguna manera conseguiría comprimir el mecanismo para generar tiro automático en un volumen algo mayor que el de un mecanismo convencional de cerrojo. El FG 42 era un arma bonita, pues los primeros ejemplares tenían una empuñadura inclinada de pistola y una culata de plástico con una forma extraña, así como bípode prominente en la parte delantera y en la boca de fuego un dispositivo para montar una bayoneta puntiaguda. La alimentación del arma se hacia desde un cargador en la parte izquierda y el mecanismo era de gas. En conjunto, el FG 42 era un arma compleja pero innovadora, pues en ella se podían ver diferentes tecnologías cogidas de otras armas existentes.


La fabricación del arma fue bastante problemática y aunque la Luftwaffe recibió con rapidez el FG 42 pronto se vio que las novedades del FG 42 tenían que pagarse con un proceso de fabricación muy costoso y complejo. En un intento de acelerar la fabricación se introdujeron simplificaciones para intentar suministrar más unidades a la Luftwaffe lo que hizo también que no se pudiera llegar a perfeccionarse. Para simplificar su diseño se le puso una culata de madera más sencilla que hacia tambien que no se sobrecalentara esta y la empuñadura de pistola se sustituyo por un componente más ortodoxo. El bípode se llevo a la boca de fuego y se introdujeron otras simplificaciones menores. 

En el segundo modelo debido a los bombardeos Aliados la producción del arma empeoro ya que se tuvo que hacer con materiales mas pobres. Aun así, para el final de la guerra se habían fabricado unas 7000 unidades lejos que la cantidad necesaria.

El FG 42 fue un arma muy avanzada para su tiempo por el mecanismo compacto de gas, que podía disparar desde una posición de cierre cerrado tiro a tiro, y desde la posición de cierre abierto en tiro automático. 

Otras de sus características avanzadas eran la disposición en línea recta desde la culata a la boca de fuego. El FG 42 fue después de la guerra cuando dejo mas huella ya que muchas de las características de su diseño se incorporaron a otros posteriores. En la actualidad es una pieza de coleccionista extremadamente dificil de ver por sus pocas unidades producidas y estas hoy en dia pueden llegar a unos precios muy elevados en una venta.

Precisamente por ser un arma tan avanzada con una compleja fabricación y unos componentes caros al final de la guerra apenas se habían fabricado unas 7.000 unidades por lo que este arma no tuvo un impacto en la Guerra a favor de Alemania. El FG 42 fue bien recibido por los paracaidistas ya que no contaban con un arma diseñada para ellos, pero cuando se probo se vieron algunas desventajas. Tenía un cargador de 20 cartuchos, opcionalmente de 10, que se insertaba en el lateral izquierdo del arma.

Aunque la técnica del cargador lateral era común en los subfusiles, este gran cargador con una pesada munición tendía a desequilibrar la alineación del arma. Además, controlar el retroceso con fuego automático era complicado; aunque utilizaba un supresor en la boca del cañón para reducir el retroceso y bocacha apaga llamas para reducción de espurnas, estos efectos eran mayores que en otras armas similares.

El FG 42 disparaba en modo semiautomático a cerrojo cerrado, lo que le daba cierta precisión. Cuando utilizaba el modo automático, el arma utilizaba el sistema de cerrojo abierto, lo que prevenía de algún modo el progresivo calentamiento del cañón, impidiendo que la recámara se recalentara excesivamente y eventualmente afectara a la pólvora o al fulminante del subsiguiente cartucho alojado.




 German officers inspect and strip an FG 42 in December 1943.

A German Fallschirmjäger poses with his early model FG 42 (Ausführung "C") in France, 1944.

A Fallschirmjäger firing the early FG 42 in June 1944.

The FG 42 was used by paratroopers of the Fallschirmjägerlehrbattalion (Paratroopers' Instructional Battalion) to try out new equipment during the raid to free Benito Mussolini in September 1943.



Características del FG 42:


Calibre: 7,92 mm
Longitud total: 94 cm
Longitud del cañón: 50,2 cm
Peso: 4,53kg
Velocidad inicial: 761m/s
Cadencia de tiro cíclica: 750-800 dpm
Funcionamiento:Toma de gases
Alimentación: Cargador de 20 cartuchos
Rayado:4 estrias/dextrorsum
Vel. inicial:762 m/seg,
Alza:Hasta 1.200 m.





Bibliografía:


Bishop, Chris (2002). The Encyclopedia of Weapons of World War II. New York, NY: Sterling Publishing. ISBN 1-58663-762-2.
Dugelby, Thomas B.; R. Blake Stevens (2007) [1990]. Death from Above—The German FG42 Paratroop Rifle. Cobourg, ON: Collector Grade Publications. ISBN 0-88935-429-4.
Miller, David (2007). Fighting Men of World War II: Axis Forces : Uniforms, Equipment and Weapons. Mechanicsburg, PA: Stackpole Books. ISBN 978-0-8117-0277-5.
Senich, Peter (1987). The German Assault Rifle: 1935–1945. Boulder, CO: Paladin Press. ISBN 0-87364-400-X.PS

Fusil Gewehr 43

Durante los primeros meses de la guerra, las tropas del Tercer Reich se hicieron con abundante material bélico enemigo, la atención de los expertos alemanes, se dirigió hacia los fusiles semiautomáticos modelo Tokarev 1940, armas robustas de recuperación de gas distribuidas en grandes cantidades entre los militares rusos, utilizados incluso en tiro de precisión, especialidad en al que los soviéticos eran verdaderos maestros. El resultado de estas investigaciones  fue el fusil "Gewerh 43".

El fusil semiautomático alemán Gewehr 43 tambien conocido como "Karabiner 43" fue diseñado durante la Segunda Guerra Mundial partiendo del ya existente G41; pero usando un sistema de funcionamiento accionado por gases similar al del fusil soviético Tokarev SVT-40. 

A pesar de sus buenas cualidades, este fusil ha tenido siempre una fama inferior a la del Garand M1 estadounidense, debido a la introducción de fusiles de asalto de calibre 8 Kurz, conceptualmente mucho más modernos y dotados de un mayor volumen de fuego, hecho que se produjo en el mismo período en el que el Gewehr 43 comenzaba a ser distribuido a la tropa.

En la posguerra, el fusil siguió estando en dotación en el ejército checoslovaco, que lo utilizaba como arma para uso de los francotiradores.


En el diseño del "G41" participó, por un lado la firma Mauser con el modelo "G41-M" por el otro la firma Walther con el "G41-W".

Ambos modelos, desde un principio,presentaron varios defectos en cuanto a su rendimiento en elcampo de batalla, por lo que sólo se fabricaron unas pocas unidades de cada uno. En 1943 la firma Walther combinó su modelo "G41-W" con el sistema de accionamiento por gases del SVT-40 con óptimos resultados, entrando en servicio en 1943 con el nombre de "Gewehr 43" y renombrado en 1944 con el de "Karabiner 43". Se cree que se fabricaron unas 400.000 piezas.

Como ya se dijo anteriormente el arma funciona por recuperación de gases, absorbidos y recogidos en un cilindro que pasa por encima del cañón. El sistema de cierre, basado en un obturador dotado de dos aletas móviles, constituye probablemente el elemento mecánico más interesante del arma.


Después de que los gases del disparo accionan el pistón, éste actúa sobre la palanca de montar empujándola hacia atrás de forma que transmita su movimiento al porta obturador, el cual, a su vez, después de realizar un breve recorrido hacia atrás (unos 5 mm.) golpea contra un saliente del percutor que, al moverse hacia atrás desbloquea las dos aletas de cierre lateral situadas en dos cavidades que hay en la carcasa.


En este momento, el obturador está libre para retirarse y engancharse al porta obturador, realizando las operaciones de expulsión de la vaina y recarga de un nuevo cartucho. 
La alimentación se realiza mediante un cargador de paquete extraíble con capacidad para 10 cartuchos, el cual puede ser cargado mediante las plataformas de 5 cartuchos (Kar98k), sin que sea necesario quitar el cargador del arma.

En cuanto el conjunto porta obturador vuelve hacia adelante, el muelle de recuperación empuja el percutor de forma que, con su apéndice posterior, empuja hacia afuera las dos aletas móviles realizando el cierre del arma. Sólo al llegar a este punto se engancha el gatillo a la cadena de disparo.
Al terminar el recorrido de retroceso, el obturador, junto al resto de piezas, comienza a avanzar repitiendo el ciclo de disparo. Agotados los cartuchos, el elevador del cargador bloquea el obturador en la posición de atrás, indicando al tirador que el arma está descargada.


Una vez que se ha completado el cierre, tirando del gatillo se produce el disparo, a menos que no se haya colocado el seguro de manilla de la parte posterior de la carcasa. Al tirar del gatillo, el martillo se suelta del diente de disparo y se abate contra el percutor, provocando la combustión de la pólvora y el consiguiente avance del proyectil a lo largo del cañón del arma.
Scharfschütze con Gewehr 43.



Características:

Tipo:semiautomático
País de origen:Alemania
Diseñado:1943
Fabricante:Mauser, Walther
En servicio:1943 - 1945
Cantidad:400.000
Peso:4,1 kg
Longitud:1.130 mm
Longitud del cañón:546 mm
Munición:7,92 x 57
Calibre:7,92 mm
Sistema de disparo:recarga accionada por gas
Cadencia de tiro:30 disparos/min
Alcance efectivo:400 m
Cargador:extraíble de 10 cartuchos
Velocidad:775 m/s





Bibliografía:


Chris Bishop (2002). The Encyclopedia of Weapons of World War II. Sterling Publishing Company. p. 217. ISBN 978-1-58663-762-0. Indica 776 m/s para el G41(W) y el G43.
David Westwood (2005). Rifles: An Illustrated History of Their Impact. ABC-CLIO. pp. 338-339. ISBN 978-1-85109-401-1. Indica 776 m/s para el G41(W) y 746 m/s para el G43.
Chris McNab (2013). German Automatic Rifles 1941-45: Gew 41, Gew 43, FG 42 and StG 44. Osprey Publishing. pp. 34 y 40. ISBN 978-1-78096-387-7. Indica 746 m/s para el G43.
Senich, Peter R., The German Assault Rifle, 1935-1945, Paladin Press, Boulder, Colo. USA, 1987 
Historic Sniper Scopes - A comparative Study - The ZF4PS

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites